Se buscan líderes humanistas

Se buscan líderes humanistas

Los investigadores del Institute for the Future (IFTF) conjuntamente con catedráticos del University of Phoenix Research Institute realizaron un estudio en el que indagan acerca de cuáles deberían ser las habilidades que se necesitarían tener en el futuro para desempeñarse en el mundo laboral.

Dicho reporte lleva el título de Future Work Skills 2020 [PDF] . Según se afirma en el estudio, tanto la conectividad global, la presencia de “máquinas inteligentes”, y los nuevos medios sociales son sólo algunas de las tendencias movilizadoras que transformarán (si no lo están haciendo ya mismo, digo) nuestra forma de pensar sobre el trabajo, lo que constituye el trabajo y, por lo tanto, las habilidades que necesitamos se desarrollen con miras a construir el futuro venidero.

El estudio analiza los factores clave que transformarán el panorama del trabajo, identificando las habilidades básicas que se requerirán en los próximos 10 años. El informe, más que intentar predecir cuáles serán los trabajos futuros y qué categorías deberían desarrollarse, analiza el futuro desde la perspectiva de las habilidades y competencias que se necesitarán en forma transversar en los diferentes puestos y entornos de trabajo.

Se pone de relieve la presencia de 6 “drivers” o “ideas fuerza” que movilizarán estos cambios que transformarán el panorama para las organizaciones y del mundo laboral. Aunque cada “driver” es de por sí importante, cuando se piensa en el futuro, es la propia confluencia de varios de ellos, operando en conjunto, los que producen las verdaderas disrupciones. Dichos “drivers” son:

Chart_of_the_Week_2

La longevidad extrema: El aumento de la esperanza de vida a nivel global cambiará la naturaleza de lo que es una carrera en el mundo laboral y las formas de emprender cualquier iniciativa vinculada con el aprendizaje.
La aparición de las máquinas y sistemas inteligentes: La automatización en el lugar de trabajo hará que “los trabajadores humanos” dejen de realizar tareas rutinarias y repetitivas.
La consolidación de un mundo computacional: La cada vez más creciente presencia de sensores y el poder ilimitado del procesamiento transformarán al mundo en un sistema programable
La nueva ecología de los medios de comunicación: Que requiere de nuevas alfabetizaciones comunicacionales que van más allá del mero texto.
La presencia de organizaciones superestructuradas: Las tecnologías sociales movilizarán nuevas formas de producción y creación de valor.
Un mundo globalmente conectado: Que incrementa la interconectividad global poniendo a la diversidad y la adaptabilidad en el centro de las operaciones de todas las organizaciones.

A partir de estos factores movilizadores, este interesante estudio identifica diez habilidades que se consideran de vital importancia para el desarrollo del futuro de la fuerza de trabajo. Estas son:

Dar sentido: es la capacidad de determinar el significado de lo que se expresa.
Inteligencia social: es la habilidad de conectar con los demás de una manera profunda y directa, para detectar y estimular las reacciones e interacciones que se desee.
Pensamiento adaptativo y novel: Es la habilidad de pensar y encontrar soluciones y respuestas más allá de lo que la memoria dicta o basándose en reglas.
Competencias transculturales: Es la capacidad de operar en diferentes ambientes culturales.
Pensamiento computacional: La habilidad de traducir grandes cantidades de datos en conceptos abstractos y comprender los datos basados en el razonamiento.
Alfabetización en “nuevos” medios: Es la capacidad de evaluar críticamente y desarrollar contenidos que utilizan nuevas formas de comunicación, y aprovechar estos medios para la comunicación persuasiva.
Transdisciplinariedad: es la alfabetización y capacidad para entender conceptos a través de múltiples disciplinas convergentes o no.
Mentalidad orientada al diseño (Design Mindset): es la capacidad de visionar, representar, desarrollar tareas y procesos de trabajo para los resultados deseados.
Gestión de la carga cognitiva: Entendida como la capacidad de discriminar y filtrar la información por orden de importancia, y para entender cómo aprovechar al máximo el funcionamiento cognitivo mediante una variedad de herramientas y técnicas.
Colaboración virtual: O sea la capacidad de trabajar de manera proactiva, manteniendo el compromiso, y demostrando la presencia como miembro que forma parte de un equipo virtual.

article-the-new-workplace-and-the-skills-needed-for-2020-chart

Ciertamente, los resultados de esta investigación ponen en evidencia las implicaciones que se generarán para los individuos, las instituciones educativas, las empresas y organizaciones, y los gobiernos.

Las personas tendrán que demostrar que poseen la habilidad de navegar en panoramas configurados por el cambio constante. Cada vez más, serán convocados a ser evaluados, en forma continua acerca de estas habilidades. Los trabajadores en el futuro tendrán que saber adaptarse y convertirse en estudiantes de por vida.

Las instituciones educativas tendrán que lidiar con la presencia cada vez más penetrante de la tecnología estando en presencia de un verdadero desafío en el que tendrán que:

Poner más énfasis en el desarrollo de habilidades tales como el pensamiento crítico, la perspicacia y capacidad de análisis.

La integración de los nuevos medios de alfabetización en los programas de educación.
Incluir el aprendizaje experiencial que da prioridad a las competencias sociales tales como la capacidad de colaborar, trabajar en grupos, leer las señales sociales, y responder de forma adaptativa.
Promover la ampliación o expansión del aprendizaje más allá de la adolescencia y los adultos jóvenes hasta la edad adulta.

Integrar la formación interdisciplinaria que permita a los estudiantes desarrollar habilidades y conocimientos en una amplia gama de temas.

Las empresas y organizaciones en general deberán estar atentas a los cambios del entorno y adaptar su planificación de recursos humanos y estrategias de desarrollo para asegurar alinearse estas nuevas habilidades. Los profesionales dedicados a gestionar los recursos humanos deberán reconsiderar los métodos tradicionales de identificación de habilidades críticas, así como la selección y el desarrollo del talento.

Los gobiernos tendrán que responder a los cambios que se vislumbran mediante la adopción de un papel de verdadero liderazgo que considere a la educación la prioridad nacional.

Menudos desafíos nos depara el futuro a lo largo y ancho de este, tal vez hoy, pequeño mundo…

Fuente: humanismoyconectividad.com
Articulo recuperado de internet