Las ocho barreras de la confianza

Las ocho barreras de la confianza

La profesora Rosabeth Moss Kanter plantea que para poder tener mayor seguridad y confianza en uno mismo o lograr una organización, comunidad, familia o equipo más seguro y de confianza, tenemos que saber primero que implica.

 

Tener confianza, según la autora, es tener la expectativa de un resultado positivo. Si tenemos confianza poseemos la motivación necesaria para dedicar nuestros esfuerzos, para invertir nuestro tiempo y recursos y para perseverar hasta que alcancemos nuestra meta. No es la confianza la que produce el éxito, es el esfuerzo y el trabajo que invertimos para lograrlo. Pero si no tenemos la suficiente confianza podemos abandonar de forma prematura o ni siquiera empezar. La desesperanza evita la acción positiva.

Para conseguir la confianza necesaria para trabajar para alcanzar nuestras metas Moss Kanter propone que evitemos las siguientes trampas:

1.- CAER EN PRESUNCIONES AUTODESTRUCTIVAS.
Pensamos que no podemos, por lo que no lo intentamos. No hay que confundir con ser realistas el actuar como un perdedor antes de comenzar el juego.

2.- PLANTEAR METAS DEMASIADO AMBICIOSAS O MUY DISTANTES.
Tener este tipo de objetivos puede minar la confianza. El espacio entre una meta gigante y la realidad actual puede ser deprimente y desmotivador. La confianza va surgiendo de pequeños triunfos, con cada pequeño paso acercándonos a la gran meta. Pero los pasos pequeños deben ser valorados y deben convertirse en metas también. Los ganadores piensan en pequeño, además de en grande.

3.- DECLARAR LA VICTORIA DE FORMA PREMATURA.
La disciplina de paso a paso ayuda a construir confianza y no hay que precipitarse y pensar que ya hemos ganado cuando sólo hemos alcanzado una meta parcial.

4.- MOSTRAR UN EXCESO DE CONFIANZA EN NUESTRAS POSIBILIDADES INDIVIDUALES.
Caemos en una trampa si pensamos que podemos hacer las cosas nosotros solos sin un sistema que nos apoye o sin la ayuda de los demás. Los equipos perdedores tienen estrellas, pero se centran en sus propios resultados, no en los del equipo, con lo que los resentimientos que se generan y las inequidades que producen provocan batallas internas que hunden a todos. Para construir nuestra confianza hay que lograr generar la confianza de los demás y crear una cultura en la que todos puedan triunfar a través del reconocimiento de las fortalezas y del mentoring, por ejemplo. Numerosas investigaciones muestran que el dar a los demás hace que nos sentamos más felices y aumenta nuestra autoestima. Ayudar a los demás facilita el que éstos, a su vez, nos apoyen.

5.- CULPAR A OTRO.
La confianza se apoya en la capacidad de ser responsables de nuestras propias acciones. Hasta en situaciones difíciles tenemos formas de responder ante la adversidad sin culpabilizar a los demás o a situaciones externas. Quejarnos por supuestos daños pasados reduce nuestra confianza en las posibilidades futuras. Si intentamos no asumir nuestras responsabilidades, se va generando una cultura en la organización de culpar a los demás y se genera desconfianza. La confianza es el arte de seguir adelante.

6.- ADOPTAR ACTITUDES DEFENSIVAS.
No debemos confundir escuchar y responder a las críticas con contestar a éstas antes de que se produzcan. No tenemos que defendernos si no estamos siendo atacados. Pedir disculpas por nuestros errores, pero nunca por quienes o lo que somos e intentar sentirnos orgullosos de nuestras fortalezas.

7.- DESCUIDAR ANTICIPAR CONTRATIEMPOS.
Tener confianza implica dosis de realidad y no el optimismo ciego de pensar que todo saldrá bien ocurra lo que ocurra. La confianza surge de ser conscientes de que aparecerán errores, problemas y pequeñas pérdidas en el camino hacia grandes ganancias. La confianza se genera cuando somos capaces de ver lo que puede ir mal, buscar alternativas y sentir que estamos preparados para lo que pueda ocurrir.

8.- MOSTRAR EXCESO DE CONFIANZA.
La confianza es un término medio entre la desesperanza y la arrogancia. Ésta última, junto a la complacencia conduce a descuidar lo básico, a hacer oídos sordos a los críticos y a mostrarnos ciegos ante las fuerzas que empujan a los cambios. Como dice el refrán: “El orgullo precede a la caída”, el camino hacia el fracaso con frecuencia comienza con un triunfo. Una actitud con cierto grado de humildad permite mantener el nivel adecuado de confianza.

Autora: Rosabeth Moss Kanter
Presidente y Director de la Universidad Iniciativa de Liderazgo Avanzado de Harvard. Tiene la Cátedra Ernest L. Arbuckle en Harvard Business School, donde se especializa en estrategia, innovación y liderazgo para el cambio.
Fuente: Claves del liderazgo responsable
Publicado originalmente en HBR Blog Network
Articulo recuperado de internet

Tags: